San Pedro y San Pabo

Hoy celebramos San Pedro y San Pablo. Grandes santos a aquellos a quienes damos gracias por su testimonio de amor a Dios, a los demás, y para enseñarnos la fortaleza que encontraron en ese amor.

Cada año elegimos un tema generador. Un tema que será como el hilo conductor que nos empuja en todas las actividades que nos gustan de las Escuelas que planteamos. Este año elegimos como tema generador este: "Brave es el que enfrenta los desafíos de la vida cotidiana. ¿Estás listo para enfrentarte a la tuya?" Nunca podríamos imaginar que el desafío que enfrentaríamos se iba a materializar de esta manera.

Definitivamente es un momento complejo, en varios niveles. Una situación que nadie esperaba, que nos tomó por sorpresa, pero que resulta ser una valiosa oportunidad para ver lo que tenemos y lo que disfrutamos, un excelente momento para salir de nuestra zona de confort y mirar mucho más a nuestro alrededor y extender una mano de ayuda a aquellos que están sufrados de esta pandemia.

En este contexto celebramos hoy a nuestros mecenas, San Pedro y Pablo. Sabían cómo afrontar los desafíos de su tiempo, eran valientes testimonios de fe y nos dejaron el ejemplo de sus vidas, así como palabras inspiradas, que nos acompañan y nos animan en todo momento, pero especialmente hoy. Los usamos en todo momento como guías para vivir nuestra fe de manera más consistente. Pero también de una manera especial cuando experimentamos frágiles, débiles, necesitados de ayuda y aliento, para seguir adelante. Hoy resalto dos actitudes de nuestros Patronos que pueden ayudarnos.

San Pedro, nos enseñó que debemos confiar más en Dios. Pensó que era fuerte, capaz de todo, tenía el ímpetu para salir adelante ante las dificultades, por lo que le prometió a Jesús que no lo traería, pero luego se dio cuenta de que no era tan fácil, sintió miedo y lo negó. Pero, ¿qué hizo después? Confiaba en el amor de Dios; Apenas podía decirle lo que realmente estaba en su corazón, le dijo que lo amaba, pero ahora entendía que no sólo podía: "Pedro me ama?… Señor, tú lo sabes todo; sabes que te amo." (Jn 21.17) Aprendió en el otoño, como también estamos aprendiendo,

hay cosas que no podemos vencer con nuestra propia fuerza y por eso renovó su confianza en Dios, bueno y misericordioso.

Pedro nos enseña hoy, a descubrir que experimentaremos la fragilidad, manifestada de diversas maneras, pero esta es una excelente oportunidad para mirar a Jesús y pedir su fuerza y recordar que no importa cuán poderoso sea el ser humano, no tiene control de todo.

San Pablo, el gran apóstol. Un hombre que buscó la verdad y la defendió valientemente. Un día fue suficiente que escuchó a Dios y siguió
por sentado lo que le pidió.

Pablo, nos enseña en medio de todas las circunstancias difíciles que vivió, a dar gracias a Dios en todo momento. Sufrió mucho por Cristo, pero no se dejó llevar por la amargura, sino que en todo levantó una súplica al Señor e incluso le agradeció los sufrimientos que podía sufrir, porque vio en ellos una oportunidad para unirse más a Dios y seguir creciendo espiritualmente.

Hoy podemos sufrir de diferentes circunstancias, que esta es una oportunidad para seguir madurando en st. El ejemplo de Pablo. Un tiempo para crecer en nuestra fe, consolidar nuestra esperanza en Dios, y sobre todo vivir la caridad, que es la mayor de las virtudes, "Incluso si tengo el don de la profecía, y conozco todos los misterios y toda la ciencia, incluso si tengo una plenitud de fe para mover montañas, si no tengo caridad, nada soy." (1Cor 13.2).

San Pedro y San Pablo, hoy os damos las gracias por vuestro ejemplo y testimonio y os pedimos que os ayudemos a seguir creciendo, a ser más ligeros como fuiste y a recordar que Dios nos ha dicho, que no se enciende una lámpara para ponerla debajo de la mesa. Hemos recibido una luz, hemos recibido mucho en nuestras familias y en nuestras Escuelas Villa Cáritas y San Pedro, es hora de dárselo con valentía, y hacerlo brillar aquí y ahora. Pidamos a Dios, a través de la intercesión de nuestros mecenas, que nos fortalezca para que podamos llevar esa fe, esperanza y caridad a nuestra sociedad que tanto los necesita hoy.

Padre Enrique Granado
sCapellán de las escuelas Villa Cáritas y San Pedro



Agregue un comentario